Aunque hoy en día es muy raro ver que alguien pueda comprarse una segunda vivienda para tener ésta como lugar de vacaciones, lo cierto es que aún hay un gran porcentaje de valientes que se atreven a invertir en una segunda residencia vacacional donde poder huir para descansar y dejar un poco de lado nuestras obligaciones y nuestra rutina del día a día sin que eso signifique que tengan que rehabilitar  vivienda.
Pero antes de tomar una decisión tan importante es necesario que tengamos en cuenta una serie de consejos y de factores que nos ayudarán en la medida de lo posible a tomar una decisión correcta y a no precipitarnos en algo tan importante como es la compra de nuestra segunda vivienda.
Tomar la decisión de comprar una segunda vivienda no resulta nada fácil. Son muchas las cuestiones en las que debemos pensar antes de tomar la decisión final. Es muy importante valorar todas y cada una de las opciones y de las cuestiones que se nos presentan para no equivocarnos y que no tengamos que rehabilitar la vivienda. Por eso, cuando vemos una gran oferta debemos pensar en las ventajas y en los inconvenientes que puede conllevar para no comprar nuestra vivienda de manera impulsiva.
Para no comprar de manera impulsiva, es necesario que conozcamos bien el terreno y la zona en la que vamos a comprar nuestra nueva casa, así como el clima de la zona, ya que esto es muy importante cuando se trata de una segunda vivienda vacacional. Conocer todo el ambiente alrededor de nuestra segunda vivienda puede resultar algo determinante a la hora de escoger.
Eso sí, no debemos ser cabezotas a la hora de elegir un lugar por muy famoso que sea en ese momento ya que todo puede cambiar y nosotros podemos terminar por aburrirnos de esa zona de manera rápida. Por lo tanto, debemos pensar muy bien cada uno de nuestros movimientos para no equivocarnos.