Si acabas de abrir un negocio quizás estés barajando la posibilidad de comprar datafono para ofrecer a tus clientes la posibilidad de realizar pagos con tarjeta. Pero es posible que también te entren dudas, sobre todo si por el tipo de negocio que manejas no es probable que realices ventas de importes muy elevados.
En los últimos tiempos, el pago con tarjeta se está haciendo cada vez más habitual. Las personas que ya han crecido con este sistema lo tienen interiorizado y no muestran los temores de las generaciones de más edad, que todavía tienen ciertos reparos y prefieren los pagos en efectivo.
Esto hace que a menudo, estas personas no lleven demasiado dinero en efectivo, ya que realizan prácticamente todos los pagos con tarjeta. Los pagos con tarjeta, gracias a las nuevas aplicaciones de banca, permiten llevar las cuentas de la economía mucho más fácil que si se abonan las facturas en efectivo.
Por este motivo, muchas tiendas de centros comerciales que realizan ventas de importes pequeños han comenzado a ofrecer el pago con tarjeta, incluso algunas tiendas de chucherías y golosinas, ya que de otro modo estos clientes no entrarían a comprar al no disponer de efectivo en la cartera a la hora de realizar las compras.
El pago con tarjeta también tiene otro beneficio para el comercio, y es que facilita las compras impulsivas. Con una tarjeta de crédito en el bolsillo, algunos clientes acaban comprando cosas sin pensarlo demasiado incluso si no tienen efectivo o dinero en su cuenta en ese momento para abonarlo.
El dinero en efectivo limita mucho más las posibilidades de compra del cliente, que se ve obligado a comprar solo por el importe que lleva encima. El pago con tarjeta permite que pueda adquirir más cosas porque el límite lo marca su cuenta bancaria o su línea de crédito.
Pero incluso hay una ventaja adicional que no es menos importante. Al incorporar el pago con tarjeta en un negocio desaparece gran parte del efectivo que suele haber en la caja. Esto evita que en caso de robo se puedan llevar demasiado dinero y además, evita también que haya que llevar grandes cantidades en efectivo al banco, algo que suelen saber los ladrones que investigan antes de cometer sus atracos para asegurarse de que van a conseguir un buen botín.
Con el pago con tarjeta el dinero va directo a la cuenta bancaria de una manera mucho más segura para todo el mundo.