Existen diferentes tipos de caviar en función de su origen y de su preparación:

  • Salvaje o de piscifactoría. El caviar salvaje es el que procede de animales criados libres. Cada vez es menos frecuente y además, debido a la pesca de esturiones estos están en peligro de extinción en muchos lugares del mundo.

El caviar de piscifactoría es sostenible y, aunque todavía no hay un altísimo número de piscifactorías en el mundo, ya hay suficientes como para haber logrado bajar los precios para que sean mucho más populares.

  • Según la especie de esturión. Cada especie de esturión ofrece un tipo de huevas diferentes. Tenemos desde el caviar Beluga, uno de los más caros del mundo, hasta otras variedades propias de piscifactorías. Incluso algunas han alcanzado tal fama que su marca se ha convertido en sinónimo de un tipo de caviar.
  • Según la preparación. El caviar puede tener más o menos sal, prepararse prensado, estar o no pasteurizado etc.

Con tantas variedades, ¿cómo sabemos cuál deberíamos de comprar?
Caviar de iniciación: Un caviar como el Baeri es ideal para iniciarse. De granos pequeños y de color oscuro, este caviar es económico y se utiliza en muchas ocasiones para combinar con otros platos. No es ni mucho menos un caviar de mala calidad y es perfecto para aquellas personas que no teniendo educado el paladar, son conscientes de que no están preparados para captar los matices de variedades más selectas.
Caviar para consumidores medios: El caviar Sevruga es perfecto para consumidores medios. Está entre los caviares de mayor calidad del mundo, pero no alcanza los precios del Beluga o el Osetra porque es mucho más abundante. Una fantástica oportunidad para tomar caviar de gran calidad pero sin pagar un precio demasiado alto. Es perfecto para que, una vez nos hemos acostumbrado al caviar, comencemos a tomar productos de alta calidad y podamos diferenciar sus matices y sus diferencias.
Caviar para consumidores selectos: En este caso la recomendación es comprar una variedad de caviar Beluga, considerado uno de los mejores del mundo. Se puede adquirir en envases de todos los tamaños por lo que, aunque se trata de un producto caro, es posible adquirirlo para cualquier persona. Hay quién dice que el Osetra es mucho mejor que el Beluga y que su sabor a nuez, persistente y muy aromático, es mucho más rico en matices.

El caviar es un manjar que se ha considerado desde siempre sinónimo de lujo y de clases altas. Desde siempre fue considerado un alimento reservado para la nobleza y en el siglo XX, cuando comenzó a introducirse por toda Europa, fue también adoptado por las clases altas sin sangre azul como un símbolo de poder económico. El caviar estaba a la altura de las joyas o las pieles, diferenciando así a aquellos que podían permitírselo y estaban a otro nivel social.
Pero hoy ya no es necesario pertenecer al 1% más privilegiado para poder disfrutar del sabor del mejor caviar, gracias a la calidad del caviar de piscifactoría que actualmente se puede encontrar en secciones gourmet de los supermercados y en tiendas online especializadas. El caviar de piscifactoría se ha convertido en la opción más solicitada tanto por aquellos acostumbrados a consumir caviar habitualmente como por los que se están introduciendo ahora en su consumo.
El caviar procedente de esturiones salvajes es cada vez más raro y más difícil de encontrar, especialmente las variedades más elitistas. Esto es así porque se ha llevado a este pez a la frontera de la extinción, lo que ha obligado incluso a prohibir su pesca en muchos países. El poco que se puede obtener es en ciertos casos más caro que el propio oro y su comercio es incluso ilegal, procedente de la pesca no autorizada de estos animales.
Pero las variedades obtenidas de manera sostenible en piscifactorías han conseguido alcanzar la calidad y la riqueza de matices del caviar salvaje, lo que ha hecho que incluso aquellos entendidos en la materia se hayan empezado a plantear comprar caviar sostenible. Su calidad y su precio hacen que sea sin duda alguna la mejor opción para todos los que quieren disfrutar del mejor sabor sin gastar demasiado dinero y contribuyendo además a que el esturión salvaje no acabe en las listas de animales extintos.
Gracias a sus precios más competitivos, el caviar se ha introducido en muchas cocinas que hace años no habrían soñado siquiera con ofrecer platos con este ingrediente. Muchos restaurantes tienen ahora en sus cartas algún plato aderezado con un toque de caviar, sin ser precisamente menús Vips, sino opciones en el rango de precios normales de cualquier establecimiento medio.
¿Te gustaría saber por qué este producto ha enamorado a tantas personas a lo largo de los siglos? Ahora puedes probarlo por muy poco si te animas a comprar alguna de las variedades de huevas de esturiones criados en piscifactoría.