Como ya va siendo hora de que saque el dinero de debajo del colchón, he estado buscando entidades para domiciliar mi nómina y demás. No llevo mucho tiempo trabajando, pero lo suficiente para haber ahorrado un poco de dinero. En un principio, fueron trabajos temporales, algunos en los que ni siquiera tenía contrato, así que he ido ahorrando dinero en metálico. Pero ahora he conseguido un trabajo ‘normal’ con su nómina.

Mis padres tienen su dinero en el banco y yo, al principio, no estaba muy interesado en ese tema. De hecho, me ofrecieron abrirme una cuenta pero yo me negué: “si algún día quiero ir al banco, ya lo hago yo mismo”, dije. Bueno, pues ese día ha llegado.

Soy un gran usuario de internet así que no me ha sido nada difícil encontrar información… quizás demasiada. Muchas páginas informan sobre las mejores cuentas corrientes y sobre las diferencias entre unas y otras, pero yo he preferido buscar cuentas especiales. Y me he encontrado con cuenta evo dirigida principalmente a jóvenes. Me ha parecido muy interesante.

Ahora que tengo un poco más de dinero voy a poder dar rienda suelta a una de mis pasiones: viajar. Soy un viajero barato, poco dado a los lujos porque lo que no suelo gastar mucho ni en hoteles, ni en compras ni en caprichos. Me gusta viajar por el mero hecho de salir de mi entorno habitual. Busco experiencias y no satisfacciones materiales.

En este sentido una de las cosas que más me ha llamado la atención de la cuenta evo es que puedes sacar dinero de cualquier cajero dos veces al mes sin que la entidad me cobre nada. Y es que el principal reclamo de esta cuenta es el famoso 0 comisiones.

Yo nunca he tenido una cuenta, pero por lo que me han comentado, las comisiones es un aspecto a tener muy en cuenta. Los bancos más tradicionales suelen cobrar un porcentaje según el uso que le des a la cuenta y sus tarjetas asociadas, así que hay que estar atento, que no quiero perder dinero en tonterías.