Mientras que muchas chicas hoy en día piensan en ponerse implantes de pecho para ganar más tallas de sujetador, otras muchas tienen que reducirse el pecho por problemas físicos, como los problemas de espalda por culpa de el peso excesivo que tiene que soportar la espalda a diario.

Tengo una amiga que acaba de pasar por una operación de reducción de pecho y en lugar de hacerse la reducción de pecho en Vigo, ha preferido llevar a cabo dicha operación en Santiago, ya que allí tiene a su familia y por lo que he oído los días posteriores a la operación son bastante dolorosos y la movilidad es bastante reducida durante un par de semanas, así que bajo los cuidados de su madre seguro que está mejor de lo que se imaginaba.

Y no es el único caso en mi entorno cercano conozco a unas cuantas chicas que han tenido que reducirse el pecho por culpa de los dolores de espalda, así que supongo que será algo más común de lo que me hubiese podido imaginar. Y supongo que no será nada sencillo decidirse a dar el paso ya que es una operación en la que te tienen que dormir por completo, y ya se sabe que con la anestesia nunca se sabe cómo va a reaccionar cada cuerpo, la decisión dependiendo del caso será diferente, habrá las que prefieran seguir teniendo dolores en la espalda para siempre solo por no tener que pasar por un quirófano y las que sean un poco más valientes y prefieran terminar con sus dolores por una vez por todas.

Debe de ser extraño vivir toda la vida con unos pechos grandes y de repente encontrarse con unos más pequeños aunque supongo que será como todo y acabarás por acostumbrarte a los nuevos e incluso olvidando los que tenías antes, todo sea por el bien general de cada una.

Y seguro que  las reducciones de pecho no son las únicas operaciones que las mujeres se hacen para estar mejor consigo mismas aunque no todas las operaciones son por dolores, hay muchas que tienen complejos que una pequeña operación se los pueden quitar.

En la actualidad hay muchas personas, que cada vez son más numerosas, que deciden basar su alimentación en una dieta vegana para así no consumir ningún tipo de alimento que esté derivado de animales, algo que les hace adelgazar y además evitan tener que realizarse operaciones estéticas como la liposucción papada. Por ello, a continuación veremos alguna dieta vegana para poder continuar con nuestra alimentación sin necesidad de comer ningún tipo de carne o derivado de animal. Por ello, encontramos en los caldos y sopas unos grandes aliados para poder seguir este tipo de dieta vegana. Es por eso que a continuación veremos cómo preparar una rica sopa de verduras al estilo vegano.
Los ingredientes que vamos a necesitar para preparar una rica sopa de verduras para poder seguir una dieta vegana y evitar la liposucción de papada o cualquier otro tipo de operación estética son verduras como el apio, los puerros, las cebollas, el pimiento qué puede ser rojo verde o amarillo, así como otras verduras como puede hacer cebollas, ajos, calabacín y zanahoria.
Aunque en este sentido puedes añadir todo tipo de verduras que te guste ya que lo dejamos al gusto de la imaginación de cada persona. Lo de los ingredientes que debemos utilizar para hacer una sopa de verduras vegana son las especies pueden utilizar una gran variedad de ellas como pueden ser el perejil, el laurel, la pimienta molida entre muchas otras. Tampoco pueden faltar los dos ingredientes el aceite, el agua, la sal.
Una vez que tengamos todos estos días, lo primero que tenemos que hacer será Social todos estos verduras y pelarlas para continuación añadirlas a nuestra sopa. Una vez que tengamos peladas y cortadas todas las verduras debemos al freírlas en una olla añadiendo des un poco de aceite y un poco de sal y lo debemos remover todo continuamente con el objetivo de que no se nos pegue.
Cuándo hayamos hecho el queso frito y lo apartamos del fuego y le añadimos un poco de pimiento y lo mezclamos y removemos muy bien. Una vez hecho esto, ya que añadimos el resto de las especias y lo cubrimos todo con agua. Cuando hayamos cubierto todo con agua de ritmos a fuego lento hasta que tanto las verduras como el caldo quede a nuestro gusto.
Si lo que queremos hacer caldo de nuestra sopa de verduras vegana quiere algo más espeso podemos añadir algunas más verduras y pasarlo todo por la batidora ya que de esta forma conseguiremos un mayor espesor en nuestra sopa de verduras hasta que esté completamente a nuestro gusto.